May 10

Por Vicente Marí

      

     Cada año son más los turistas que llegan a Formentera y convierten la bicicleta en su medio de transporte. Por este motivo, las carreteras que se hicieron después se dotaron con carriles para bicicleta. No obstante, esto se consideró insuficiente y se trabajó en un circuito verde, compuesto por los caminos interiores de naturaleza rural de Formentera. A lo largo de estos caminos hay distintas indicaciones que ofrecen información histórica y/o natural.

     El Camí  -o camino- de Cala Saona es uno de estos circuitos verdes. En plena  zona rural, este camino de 2,5 kilómetros, reduce a la mitad el trayuecto por carretera entre Sant Francesc y Cala Saona. Cala Saona es una de las playas más conocidas de Formentera sobre todo por sus aguas cristalinas y turquesas y sus arenas blancas. Ahora es completamente accesible, pero hace poco más de 25 años, a mediados de la década de los ochenta, esta cala estaba aislada y su único acceso era a través de caminos de tierra y piedra, estrechos y laberínticos.

     A mediados de los ochenta, había restos de un barco embarrancado en estas costas. El mar consumió definitivamente estos restos, pero la magia popular conserva la creencia de que en Sa Cova de Salar Peix, junto a los embarcaderos, en las noches de temporal se escucha un lamento que recuerda aquel dramático suceso.

     Otra de las rutas interesantes es el Camí Vell de la Mola, que consta de tres kilómetros que trascurren por un camino ahora ya asfaltado. Se trata de una zona tranquila que ofrece vistas del molí d´en Tauet.

     Entre Sant Francesc y Portossaler discurre el Camí de Portossaler, que no está asfaltado a lo largo de sus poco más de dos kilómetros y medio, en el que podemos disfrutar de maravillosas vistas rurales y de las villas impresionantes que se encuentran a la vera de este camino.

     El Camí de s´Estany des Peix, de poco menos de un kilómetro de longitud ofrece unas magníficas panorámicas sobre el puerto de la Savina y bordea la bahía.

     El Camí de s´Arenal supone un trayecto de un kilómetro que va desde la carretera general hasta la playa de Migjorn. Este paseo atraviesa una preciosa zona de pinares y duna.

     El Camí de sa Talaiassa se encuenta en la zona más elevada de la isla. Discurre a través de dos kilómetros por una zona agrícola de gran belleza. Sin embargo el último tramo debe cubrirse a pié.

     Por último, está el Camí de ses Illetes, que es una ruta de casi dos kilómetros que discurre por un camino entre dunas, pinares y estanques salineros y que conduce a una de las playas más famosas de Formentera.

     Puedes acceder al listado completo de rutas y rincones que componen la sección Descubrir las Pitiusas pinchando sobre el enlace.

escrito por vicente


Deja tu comentario

Content Protected Using Blog Protector Plugin By: Make Money.

Videos, Slideshows and Podcasts by Cincopa Wordpress Plugin