Abr 05

Por Vicente Marí

      

     Junto al aeropuerto de Ibiza, al final de la inmensa playa poblada de cantos rodados que hay junto a las pistas de aterrizaje y despegue, se levanta una inmesa mole de tierra y roca, que esta flanqueada al otro lado por una conocida playa cuya imagen se asocia al paraíso: Ses Salines.

     Cap des Falcó, cuya traducción al castellano sería “Cabeza de Halcón”, recibe este nombre debido a que esta zona, junto a unos estanques salineros, zona que utilizan las aves migratorias, lo que, sin duda, era un sitio perfecto para las aves depredadoras para ir a cazar. Hay que tener en cuenta que en invierno, se pueden ver hasta 40 especies de aves migratorias. Se cree que esta denominación le viene porque en esta zona era habitual observar la presencia de halcones y sus nidos. De esta zona destacan sus impresionantes acantilados que miran al mar.

     El Cap Falcó, que simboliza concretamente un saliente  de corte acantilado, está situado a 2,6 millas al sureste de punta Jondal y es el límite oriental de la ensenada de la zona conocida como “Sa Canal”, el núcleo urbano/industrial desde el que la explotación salinera embarcaba la sal que se extraía de los estanques. Esta bahía esta abierta a los vientos del sureste-sur-suroeste, y cuenta con una extensa playa de arena finade la que ya hemos hablado: ses salines.

     No obstante, esta zona dispone de un entorno natural de enorme riqueza. Hay varios senderos marcados que discurren por esta zona, cruzando de un lado a otro, de una playa a otra, pudiendo elegir no sólo la ruta, sino también el nivel de dificultad. Sin embargo, los senderos que cruzan esta zona suelen empezar con una fuerte ascensión que se va suavizando a medida que se llega al punto más elevado.

     La sugerencia que ofrezco a los excursionistas pasa por visitar las salineras sea cual sea la ruta de inicio. Tanto si se comienza por Sa Canal, en la zona de la playa salinas como si se empieza por la playa de es codolar, caminar junto a las salineras, con todo el abanico de aves migratorias o sus estanques llenos de agua y sal, es una experiencia reconfortante. Mi ruta comienza en Sa Canal, y camino pegado a la costa, sirviéndome de los senderos que cruzan esta zona hasta llegar al otro lado. Descanso un poco y continuo caminando junto a los estanques salineros, accedo a la carretera y regreso hasta Sa Canal, el punto de partida. Hay que tener en cuenta que en algunas zonas, esta ruta esta poblada por una intensa masa boscosa que, pese al sendero marcado, es difícil de atravesar, lo que le añade un punto de aventura y dificultad que se hace imprescindible para una buena excursión.

     Puedes acceder al listado completo de rutas y rincones que componen la sección Descubrir las Pitiusas pinchando sobre el enlace.

escrito por vicente


Deja tu comentario

Content Protected Using Blog Protector Plugin By: Make Money.

Videos, Slideshows and Podcasts by Cincopa Wordpress Plugin