Jun 24

Prólogo de Vicente Marí

     

     Esta semana traigo un artículo publicado en Diario de Ibiza acerca de una ponencia que dio Vicente Garrido, criminólogo y profesor de psicología. En este artículo se habla de niños violentos, padres cada vez más ocupados en su trabajo y con menos tiempo para dedicar a la familia, cuyos lazos entre sus miembros se vuelven cada vez más débiles. Garrido dio cifras, razones y argumentos y apunta hacia un culpable: La sociedad actual. El artículo venía titulado como “Garrido: La sociedad actual es tóxica y entorpece la labor de educar”. Espero que disfruten su lectura.

        

Por Raquel Sánchez   

         

     El profesor de Psicología Vicente Garrido apuesta por la inteligencia educacional para enfrentarse a los jóvenes con ´síndrome del emperador´, violentos con sus padres o que acosan en el ámbito escolar.

     Los progenitores de niños violentos y con ´síndrome del emperador´ no son malos padres. Es una de las premisas que quiso dejar claras el criminólogo y profesor de psicología de la Universitat de València Vicente Garrido. Este experto ofreció el martes 25 de mayo en el Club Diario de Ibiza una ponencia, organizada por Red Seguridad, en la que analizó las causas de la violencia juvenil intrafamiliar y el acoso en la escuela.

     Garrido explicó que en España, en los últimos años, han disminuido los delitos cometidos por jóvenes de entre 14 y 18 años, pero ha aumentado la violencia cotidiana, dentro de la escuela y dentro de la familia, de hijos a padres. «Hace un par de años había 6.000 denuncias de este tipo, una cifra que oculta un problema mucho mayor, ya que denunciar a un hijo siempre es el último recurso para los padres», señaló. Este psicólogo considera que la actual situación es resultado de una pérdida de capacidad educativa por parte de la sociedad. “Cada vez hay más hogares donde sólo está la madre, se trabaja muchas horas al día y la sociedad cada vez ofrece más estímulos para la desviación (Internet, acceso a drogas…) y, además, se ha desarrollado un consumismo feroz dirigido a los jóvenes», argumenta Garrido para afirmar que la sociedad actual es «tóxica» y «entorpece la labor de educar”.

     Este experto advirtió de que el cambio en la estructura familiar, las fracturas que dificultan las relaciones familiares y la incertidumbre propia de la vida actual hace que los chicos tengan más dificultades para desarrollarse moralmente. Asegura que los chicos violentos con sus progenitores, con frecuencia, aunque no siempre, presentan también problemas con las drogas, actos delictivos o fracaso escolar. En los niños con este tipo de conflictos hay elementos coincidentes: rechazo a las figuras de autoridad, escaso autocontrol, egocentrismo, falta de sensibilidad, ausencia de una vida con sentido o pobreza de valores morales. Para enfrentarse a niños con este tipo de problemas, Garrido apuesta por la inteligencia educacional, que según él es la capacidad de los padres para tomar en cada etapa de la vida de sus hijos la mejor decisión posible para formar su desarrollo personal y social, atendiendo a sus características y necesidades.

     En su conferencia, indicó que la inteligencia educacional tiene tres principios fundamentales: El biosocial, que señala que los hijos son diferentes desde su nacimiento, con distintas capacidades o virtudes; el principio del cambio, que señala que los niños cambian aunque sólo sea por la evolución que supone la edad, y el principio de la regla de oro, que afirma que los padres siempre pueden tomar una decisión mejor que otra e influir en sus hijos mientras estos vivan en su casa.

     Los padres que educan bien a sus hijos, es decir, los que aplican la inteligencia educacional, reúnen además cuatro habilidades: la de escuchar y prestar atención, la de comunicar de manera franca y clara, la de dar seguridad emocional generando confianza y autoestima y la habilidad de enseñar la necesidad de superación, de saber transmitir a sus hijos que deben dar lo mejor de sí mismos, no necesariamente ser los mejores. Garrido también destacó la importancia de compartir momentos de placer con los hijos.

Los acosadores escolares

     Garrido señaló como causas de este problema la creciente desvinculación entre familia y escuela o las creencias favorables al poder de la violencia (los chicos piensan que el más fuerte es el que gana). La ausencia de elementos adecuados de intimidación es otro de los problemas que facilita el acoso escolar, un problema que ha aumentado en los últimos años “por la dispersión cultural y étnica que genera más oportunidad de rechazo” y porque la escuela es “muy rígida” y tiene poca capacidad de adaptación a los nuevos escolares. Este psicólogo recuerda que hay programas eficaces en la prevención de este tipo de conductas y aconseja pautas como generar un ambiente contrario al acoso, organizar reuniones con los padres para implicarles, implantar disciplina en el aula, supervisar las zonas en las que hay más posibilidades de que se produzca el acoso, apoyar a las víctimas e intervenir con los acosadores y también con sus familias.

             

Cortesía de Diario de Ibiza        

Más información en www.diariodeibiza.es

escrito por Administrador


Deja tu comentario

Content Protected Using Blog Protector Plugin By: Make Money.

Videos, Slideshows and Podcasts by Cincopa Wordpress Plugin