May 20

Por Vicent Marí

         

     Este artículo nació de una entrevista publicada en Mennta en octubre de 2009  que leí hace algunos meses y que, curiosamente, me llamó la atención porque alertaba sobre un concepto del que no había oído hablar nunca antes: los padres pasivos. He buscado más información, pero no he encontrado ningún otro artículo que trate ese espinoso tema de forma más detallada. Me refiero a los peligros que vienen asociados a los padres pasivos.

     La definición de padres pasivos que no podremos encontrar en ningún diccionario engloba a esos padres que, con su actitud, consienten y permiten todo al niño, con lo que, también se les confiere el papel de adulto que más bien pronto que tarde derivará en un comportamiento despótico, rabioso que terminará siendo violento. Este comportamiento, una vez adoptado por el niño será utilizado como principal medio de relacionarse con otros niños y no dudará en utilizar la violencia con quien no quiera hacer su voluntad, sea quien sea, incluso sus padres.

     Aunque ese es uno de los peligros de ser un padre pasivo, no es el mayor, ya que en la gran mayoría de ocasiones, ese comportamiento empeora con el tiempo. Es normal que un niño que en sus primeros años ha tenido un control debil por parte de los padres, cuando llegue a los once, doce o trece años, con el impulso de las hormonas, se acabe escapando del todo al control de los padres, por lo que, a esa edad, se inicia una etapa llena de peligro que coincidirá con la demanda de mayor libertad –o se la tomará directamente-, más dinero y menos responsabilidades, lo que le llevará a situaciones con mayor índice de riesgo ya sean de tipo sexual, relacionadas con las drogas y la violencia o en el mundo de la delincuencia.

     Como se puede apreciar, ser un padre pasivo y permitir que el niño crezca con una ausencia total de normas, límites y disciplina no puede acarrear más que problemas ahora y en el futuro. Un niño agradece vivir en un entorno controlado por una serie de leyes y normas, ya que le dan seguridad. Si a un niño le privamos de eso, su comportamiento se volverá errático, rabioso, impulsivo y violento no sólo durante su niñez, ya que de no corregirse, este se acentuará en todos los sentidos.

     Normalmente, si preguntamos a un padre pasivo porqué actúa de esta manera, atendiendo a las continuas demandas del niño y sometiéndose a sus caprichos, este responderá que no le importa, que lo hace para verlo feliz. A estos padres hay que hacerles entender que en ocasiones, las mejores intenciones se convierten en decepción. Los niños necesitan que sus padres sean capaces de instruírlos adecuadamente para vivir y compartir con otros niños. De no hacerlo así, los demás niños rehuirán a ese niño violento y abusón que sólo quiere hacer lo que él manda sin pensar en los deseos de los demás niños.

     Un padre pasivo no le está haciendo un favor a su hijo educándolo de esa forma. De hecho, lo está perjudicando enormemente, ya que son los padres los que tienen que instaurar ciertos hábitos de convivencia como son compartir y convivir, y relacionado con esto último, esto significa vivir con los demás interesándose por ellos.

     Desgraciadamente, son cada vez los padres que actúan de forma pasiva, permisiva e incluso despreocupada ante la educación de su hijo. Hoy en día es más facil ver a un niño con poco o nulo respeto por los demás –sea quien sea- que hace unos años. Un padre debe educar más que consentir. Debe proteger más que sobreproteger. Un padre, ya sea por su poco tiempo o su desconocimiento debe transmitir a su hijo la importancia de que cumpla una serie de normas. Un niño debe estar sujeto a leyes, normas y límites de forma que pueda actuar libremente pero sin transgredir ninguna de las limitaciones que se les impone. Si alguna de estas normas fuera desobedecida, esto debería saldarse con un castigo, nunca con una agresión física o verbal, ya que ellos, que son como esponjas, aprenderían a hacer lo mismo. Porque los niños son como esponjas: lo absorben todo, incluso aquello que no deberían absorber.

 

escrito por Administrador


2 Responses to “El riesgo de convertirse en “Padres Pasivos””

  1. 1. Marina Ribas ha comentado:

    La palabra pasivo en sí ya lo dice todo “que deja obrar a los demás” que se deja llevar. Dejarse llevar es peligroso en temas de educación a los más pequeños. Éstos deben recibir premios por su buen comportamiento y no por sistema.
    Si educamos a los pequeños en obtener recompensas (preferentemente no materiales) estos aprenderán el valor de las cosas. En cambio si por sistema consentimos todo lo que ellos quieren, sin querer estaremos convirtiendo niños que en un futuro serán adultos frustrados. Si desde pequeño no me cuesta nada conseguir lo que quiero, cuando sea adulto y me cuesten las cosas tendré más facilidades para frustrarme.
    Es muy importante educar con límites, un niño no sabe dónde está ese límite si un adulto no se lo muestra. Es muy importante remarcar lo que hacen bien y no sólo lo que no deben hacer o hacen mal.
    Si por ejemplo un día se comen todo lo que les hemos puesto en el plato y les decimos “MUY BIEN CAMPEÓN/A”, probablemente al día siguiente querrán volver a escuchar que alguien les felicite. Ahora ya saben que comerse todo el plato es lo que papá y mamá esperan de mi. En cambio si no comen y les reñimos saben que eso está mal, pero muchos no saben que es lo que sería correcto. Parece fácil para nosotros deducir que si riño a mi hijo por lo que hace mal, sabrá automáticamente que es lo que está bien y eso es un error! Los peques no tienen tanta capacidad de razonamiento como nosotros!!

    Marina Ribas – colaboradora de mennta

  2. 2. rosalba ha comentado:

    en verdad ., no se que hacer ., estado leyendo este contenido de lo cuakl expilca a respecto de los padres pasivos ., en verdad no se que hacer tengo mi esposo que es demasiado pasivo y con un hijo demasiado rebelde ., es todo la verdad lo que expilca este contenido tengo un hijo que el todo lo que dice
    mi esposo dice
    ok
    asi a sido hasta que mi hijo a prendioa fumar
    y ami esposo como sinada hubiera pasado ., a el no le importa las llegadas de mi hijo ni las salidas ., mi hijo ase lo que el quiera
    por favor ayudenme ., claro que ya dejo la fumadera pero nome convense casi ., el estudia en la prepa ., tenemos un carro ., en el cual primero dejaba al papa en el trabajo y nos pasabamos ala u donde el estudia ., pero esatdo observando que el ya no quuiere ir en el carro le dice al papa que el se va en bicicleta ala u
    y el papa ok
    el papa todo ok
    todo lo que el hijo diga
    el papa ok
    muchas veces nos emos a garrabo de lals mechas con mi esposo
    y es mas de las veces ya no soporto
    si me pudieran ayudar no se que hacer
    por favor dirijame a donde puedo ir

Deja tu comentario

Content Protected Using Blog Protector Plugin By: Make Money.

Videos, Slideshows and Podcasts by Cincopa Wordpress Plugin