Ene 01

Por Eugenio Rodríguez

             

Govern Balear     El Govern balear ha dado marcha atrás y finalmente ha decidido que los camiones cargados con mercancías peligrosas no pasen por debajo del túnel de Ca na Palleva en su ruta hacia el aeropuerto. El director general de Carreteras, Antoni Armengol, asegura que el coste que supone adaptar el paso soterrado a los requisitos de seguridad que exige la nueva normativa y el riesgo, que «siempre existe», han forzado la decisión. No obstante, Armengol informa de que después de las fiestas navideñas se cambiará la señalización para que los transportistas puedan utilizar la autovía, aunque estén obligados a sortear los túneles por los enlaces.

     La conselleria balear de Obras Públicas anunció a mediados de año que después del verano los camiones cargados con mercancías peligrosas podrían circular por la autovía el aeropuerto, salvo por el túnel de Can Sifre. Sin embargo, el director general de Obras Públicas, Antoni Armengol, aseguró ayer a este periódico que finalmente no va a ser así y que, aunque las empresas que transportan este tipo de mercancías podrán utilizar la autovía, deberán sortear el túnel de Can Sifre, pero también el de Ca na Palleva. Los vehículos deberán evitar estos tramos soterrados por los enlaces.
     Actualmente, los camiones con mercancías peligrosas no pueden utilizar la autovía y, en su recorrido hacia el aeropuerto, se ven obligados a utilizar el camino alternativo de la carretera de Sant Josep, «una ruta menos segura», según Marc Matutes, administrador de Transportes y Servicios, la empresa que gestiona el suministro de queroseno a las instalaciones de CLH del aeropuerto. La señalización viaria impide a los camiones bajar desde la rotonda de Can Sifre a la autovía, pero después de las fiestas navideñas, según Armengol, se adaptarán las señales a la nueva situación. Así, el tráfico de mercancías peligrosas se podrá incorporar desde la rotonda de Can Sifre a la autovía en lugar de desviarse por la carretera de Sant Josep, aunque deberá sortear acto seguido el túnel de Ca na Palleva saliendo de nuevo de la carretera para volver a incorporarse, una vez pasada la rotonda, y seguir la ruta hasta el aeropuerto.
     El director general de Carreteras justifica que se ha cambiado de idea al entender que la alternativa de evitar el paso por los túneles no es tan perjudicial como el coste de las inversiones necesarias para adaptar los pasos soterrados a los requisitos de seguridad que exige la nueva normativa. Además, Armengol subraya que, aunque los túneles cumplan las condiciones de seguridad que establece el Real Decreto 635/2006 (posterior a la redacción y aprobación del proyecto de la autovía), «siempre existe un riesgo».
     Para adaptarse a la citada norma, la conselleria de Obras Públicas debería construir una balsa con un drenaje para recoger los vertidos de sustancias peligrosas (queroseno, por ejemplo) que se pudieran producir en caso de accidente, que implicaría «descalzar los túneles, lo cual podría provocar la inestabilidad de la estructura». Asimismo, entre otras cosas, habría que cambiar todo el sistema de ventilación. Las exigencias técnicas son «considerables», según Armengol, que defiende que la alternativa que se propone a los transportistas de mercancías peligrosas no les debe generar ningún perjuicio.
     El Consell de Ibiza encargó a finales de 2007 a una empresa de fuera de la isla un análisis de riesgo para determinar si el tráfico de mercancías podía pasar por el túnel de Ca na Palleva que concluyó que era factible siempre y cuando se instalasen un equipo de iluminación de seguridad y un circuito cerrado de televisión, entre otras cuestiones.
     Costa insistió en que las obras que se llevarán a cabo son las que han solicitado desde los colegios en las reuniones que han tenido con los equipos directivos. A pesar de que las actuaciones se llevarán a cabo en ocho colegios se dividen en cinco proyectos agrupados en función del tipo de obras que se ejecutarán.
     Los proyectos con más presupuesto son los de Poeta Villangómez y Portal Nou, que superan los 71.000 euros cada uno. En el colegio del centro de Vila se remodelará un aula para convertirla en un espacio de estimulación multisensorial. Además, se cambiarán persianas, se embaldosarán siete aulas y se abrirá una puerta para comunicar el aula de Infantil con el baño. En el Poeta Villangómez está proyectado el cableado estructural del edificio, una nueva zona de juegos para los alumnos de Infantil, se cambiará la puerta metálica de uno de los accesos al centro y se sustituirán todos los picaportes del colegio.
     En Can Cantó está previsto embaldosar siete aulas y habilitar una puerta de acceso rodado al centro mientras que en Sa Bodega se creará una nueva red de pluviales y saneamiento con la que se intentará evitar que el pasillo central de las instalaciones se encharque cuando llueve, según explicó la concejala de Educación y Juventud, Irantzu Fernández. En el caso de Sa Graduada se construirán unas jardineras de obra para crear una pantalla vegetal entre la zona de Infantil y la calle. Mientras las plantas crecen, se colocará una valla de cañizo. También se cambiarán algunas puertas metálicas para mejorar el acceso a determinadas zonas del colegio y se dotará de sombra al patio instalando una vela de lona, detalló Fernández.
     En el colegio Sa Blanca Dona se sustituirá una pérgola de uralita por una de PVC, algo que los padres llevan años solicitando. El proyecto, presupuestado en casi 58.000 euros, prevé mejorar el suelo del patio, ejecutar la red de pluviales, cerrar la zona de recreo de Infantil y crear un camino de hormigón para conectar el comedor con el exterior para que los camiones que llevan el catering puedan acceder sin problemas.
     Las actuaciones en estos tres centros costarán más de 46.000 euros, algo menos de lo que se invertirá en Cas Serres y Can Misses, un total de 47.334 euros. En el primero se ampliará el huerto, se delimitará el patio de Infantil, se colocarán persianas en las salas de profesores y se mejorará el pavimento del acceso principal del centro. En Can Misses se cambiarán las puertas y ventanas que están deterioradas, se revisará la impermeabilización de la cubierta del colegio y se cambiarán las baldosas en mal estado de las paredes.

                                       

Cortesía de Diario de Ibiza   Logo_Diario de Ibiza_Branding

Más información en www.diariodeibiza.es

     

escrito por Administrador


Deja tu comentario

Content Protected Using Blog Protector Plugin By: Make Money.

Videos, Slideshows and Podcasts by Cincopa Wordpress Plugin