Dic 14

     

celulitis     Cuando la grasa aumenta, se produce una mayor retención de líquidos. Por eso ambos conceptos se encuentran íntimamente ligados, y disminuir la incidencia de uno influye positivamente en el otro. La grasa no es sólo una cuestión de estética. Desde el punto de vista médico la obesidad es la antesala a enfermedades metabólicas, entre las que destacan la hipertensión arterial, diabetes mellitus tipo 2, y alteraciones del colesterol. Se trata de patologías que mantienen una estrecha relación con el riesgo de muerte o enfermedad por razones cardiovasculares. Queda claro que no es un tema menor.

    En rigor, la obesidad es una enfermedad crónica de origen multifactorial que produce un aumento anormal del tejido adiposo, generando riesgos para la salud.

Retención de líquidos

     Durante el día consumimos una gran cantidad de líquidos y de alimentos que contienen sal. Cuando se ingiere mucha agua y poca sal, la diuresis (excreción de orina) aumenta y a la inversa, cuando se bebe poco agua y se utiliza sal en exceso son los riñones, órgano que a través de la orina elimina toxinas y material de desecho, para mantener una estabilidad fisiológica.

     En ocasiones, a pesar de estar completamente sanas las personas pueden sufrir retención de líquidos en el organismo a causa de varios factores:

· Trastornos hormonales
· Circulatorios
· Sanguíneos
· Cardíacos

     La retención de líquido es un problema que aparece con frecuencia en las mujeres como consecuencia del síndrome de tensión pre-menstrual.

     Es común que los días previos al período menstrual las mujeres retengan líquido, pero el problema es que algunas llegan a almacenar hasta 3 litros (lo que ocasiona un sobrepeso de 3 kilos) y un aspecto poco agradable frente al espejo, ya que encuentran que ciertas zonas de su cuerpo están deformadas por el edema (hinchazón).

     El problema en la mayoría de los casos es fundamentalmente estético, porque los demás no son dolorosos ni graves, pero genera angustia en la mujer porque cree que esta excedida de peso.

     La fijación de líquidos no provoca obesidad, porque una vez que comenzó la menstruación se elimina el líquido que la provoca.

La celulitis: pariente de la retención de líquidos

     Cuando se produce la acumulación de líquidos este queda retenido en un tercer espacio ubicado fuera de las venas y las arterias, por lo que el riñón no puede detectar su presencia.

     Cuando hay retención de líquidos una parte importante se escapa de los vasos sanguíneos y pasa al sistema linfático, aumentando el volumen de la linfa este problema se presenta en las mujeres en forma de celulitis.

Los mejores tratamientos para vencerla son:

- El drenaje linfático: reingresa el líquido retenido al aparato circulatorio, aumentando su volumen para que luego sea eliminado a través de la orina.
- Medias elásticas: suele ser un buen complemento del tratamiento para eliminar el líquido retenido en las piernas ya que la comprensión ayuda a que reingrese a las venas llegue a los riñones y sea eliminado por medio de la orina.
- Actividad física: el ejercicio regular no solo ayuda a mantenerse en forma también contribuye a evitar el (edema), hinchazón.
- Beber 2 litros de agua por día.
- Evitar la comida de mala calidad: demasiado en su sangre puede llenar de agua sus tejidos, por lo tanto reduzca inmediatamente la ingesta de sal. Además evite las frituras, la pizza y los alimentos enlatados.
- Beber té de hierbas: ya que ayudan a eliminar el exceso de agua sin ningún efecto colateral dañino.

CONSEJOS

1. Es muy importante que aprenda a cocinar con poca sal. Recuerde que puede recurrir a las especias como el ajo , el perejil, la cebolla o el orégano, por ejemplo, para ganar sabor en las comidas al eliminar la sal.

2. Mueva las piernas. Hacer ejercicio libera el exceso de líquido y sal a través del sudor. Si pasa mucho tiempo sentado mueva los dedos de los pies hacia arriba y hacia
abajo. Otro buen consejo es subir y bajar algunas gradas cada vez que pueda.

3. Báñese en el mar o la piscina siempre que pueda. La presión del agua hace que los líquidos retenidos pasen de los tejidos a la vejiga y así pueda eliminarlo más fácilmente.

4. Beba mucha agua, toda la que pueda al día… y agua no es lo mismo que bebidas, porque la leche, refrescos y zumos, contienen cantidades de sal en alguna medida. Recuerde que el agua pura es la mejor medicina.

5. Y por último ponga los pies en alto con frecuencia, sobre todo en la tarde, cuando las piernas se encuentran más recargadas. Si lo hace permitirá que los líquidos regresen más fácilmente al sistema circulatorio y los riñones.

     

Cortesía de www.sabervivir.es

escrito por Administrador


Deja tu comentario

Content Protected Using Blog Protector Plugin By: Make Money.

Videos, Slideshows and Podcasts by Cincopa Wordpress Plugin