Nov 30

       

Perder_peso     Cualquier tratamiento debe ser cuidadosamente preparado y planeado, por lo que es necesario realizar un estudio previo. Un historial médico es imprescindible. En caso de intervención quirúrgica se efectuarán, asimismo, analítica sanguínea, pruebas radiológicas, fotografías, etc. La mayoría de las intervenciones pueden realizarse con anestesia local o regional, lo que permite acortar o suprimir los períodos de ingreso y parte de los gastos, ofreciendo, al mismo tiempo, la máxima seguridad.

     Cada caso en particular es distinto, por lo que la elección de la técnica quirúrgica debe ser realizada por el cirujano que, junto con el Paciente, analizará los pros y los contras de cada intervención.

Liposucción

     La lipectomía con asistencia de succión ­ también conocida como liposucción, lipoaspiración, lipoescultura, lipomodelling, succión de grasa o lipectomía de succión ­ es una técnica que se utiliza para extraer depósitos de grasa no deseados de las áreas superficiales del cuerpo, incluyendo el mentón, el cuello y las mejillas; la parte superior de los brazos y la parte superior de los senos; el abdomen, los glúteos, las caderas, los muslos, las rodillas, las pantorrillas y los tobillos. La liposucción no se utiliza como un substituto a la reducción de peso, sino como un método para extraer grasa localizada que no se elimina fácilmente por medio de dietas o ejercicio.

     Los mejores candidatos para la liposucción son personas con peso relativamente normal pero que tienen cúmulos de exceso de grasa en áreas específicas. Como candidato debe estar físicamente saludable, psicológicamente estable y ser realista con sus expectativas. Sobre todo, si tiene una piel firme y elástica se obtendrán mejores resultados en el contorno. (La piel que ya cuelga antes de una liposucción no adquirirá la forma de los nuevos contornos del cuerpo y podrá requerir un procedimiento adicional para retirar quirúrgicamente el exceso de piel. Este procedimiento dejará cicatrices visibles).

     La lipectomía por succión no se recomienda si ha tenido cirugía recientemente en el mismo lugar para adquirir una nueva forma, o si tiene una mala circulación en esa área, o si tiene un soplo en el corazón o en los pulmones.

     La liposucción se realiza con un nivel de seguridad normal, siempre y cuando los pacientes sean elegidos cuidadosamente, la sala de operaciones esté adecuadamente equipada y el médico esté adecuadamente entrenado en operaciones para cambiar el contorno del cuerpo así como en cirugía general.

     Sin embargo, en raras ocasiones este procedimiento puede ocasionar un trauma severo, particularmente cuando se succionan múltiples o extensas áreas a la vez. Otras complicaciones que son infrecuentes pero sin embargo posibles incluyen la acumulación de fluidos (los cuales deben ser drenados) y daño a la piel. Aunque las complicaciones serias son poco frecuentes, las infecciones o la pérdida excesiva de fluidos pueden llevar a enfermedades severas. Se pueden reducir los riegos eligiendo un cirujano plástico calificado y a quien se le hayan otorgado los privilegios de realizar operaciones de liposucción en una clínica u hospital reconocido y siguiendo las instrucciones de su médico muy de cerca.

     Si se le va a hacer una liposucción muy extensa, existe la posibilidad de que sea recomendable extraerle sangre antes de la operación. Se puede usar su misma sangre para ayudar a reemplazar la sangre y otros fluidos que haya perdido durante la cirugía si se considera necesario.

     Al hacer los preparativos cerciórese de hacer arreglos para que alguien lo lleve a casa después de la cirugía y para ayudarle por un día o dos.

     La liposucción se puede realizar en un centro quirúrgico para pacientes que no se internan (cirugía ambulatoria) o en una clínica u hospital. Dependiendo de las zonas a tratar, esta cirugía puede realizarse sin la necesidad de internarse por propósitos de costos y conveniencia. Cuando hay procedimientos muy extensos podrá ser necesario internarse en el hospital por dos o tres días.

     Si la cantidad de grasa a extraer es muy limitada, se puede hacer la liposucción con anestesia local, la cual entumece el área, combinada con sedativos que le harán sentir un poco relajado. Estará despierto pero relajado y sentirá mínimas incomodidades.

     Si se planea hacer liposucción en un área grande o tratar varias ubicaciones probablemente necesite un bloqueo epidural similar a la anestesia que se utiliza en partos. En algunos casos determinados puede ser necesaria la anestesia general; en ese caso usted duerme a lo largo de la operación.

     La liposucción generalmente toma de una a dos horas, sin embargo el tiempo requerido puede variar considerablemente ­ de treinta minutos a varias horas dependiendo del área y de la cantidad que se succione.

     Para comenzar el procedimiento el cirujano hace una pequeña incisión (5mm-10mm), lo suficientemente grande para permitir la inserción de un tubo vacío llamado cánula. El lado opuesto de la cánula va unido a una máquina que crea un fuerte efecto de vacío. El cirujano manipula la cánula en la profundidad de las capas de grasa bajo la piel, diluyendo la grasa y succionándola. Ciertas veces se necesitan incisiones adicionales para extraer todas las áreas de grasa.

     Si ha recibido anestesia local sentirá cierta vibración o fricción durante el procedimiento. También podrá sentir una sensación de ardor cuando la cánula se aproxima al músculo.

     Perderá fluido junto con la grasa durante la liposucción, por lo tanto es crucial que este fluido sea remplazado para evitar que su cuerpo entre en shock. Se le darán fluidos por métodos intravenosos, y si es necesario también podrá recibir una transfusión de sangre (generalmente con sangre que usted ha donado por adelantado).

     Después de la cirugía, probablemente use una prenda elástica, faja o malla para el cuerpo sobre el área tratada para controlar la inflamación y la hemorragia, y también para que su piel se ajuste a su nuevo contorno. Probablemente sea necesario que use esta prenda continuamente por dos o tres semanas, después solamente durante el día por algunas semanas dependiendo de las instrucciones de su cirujano. También le serán recetados antibióticos para prevenir una infección.

     No espere verse ni sentirse muy bien justo después de la cirugía. De hecho tendrá más peso que el normal por un período de tiempo debido a la cantidad extra de fluidos que se le han suministrado.

     Las áreas succionadas estarán inflamadas y amoratadas, probablemente también sienta una sensación de ardor o de calor. Si se presenta dolor, puede ser controlado con medicamentos analgésicos suaves (paracetamol), aunque aún así se pueda sentir entumecido y adolorido por algunos días. Probablemente pierda temporalmente la sensibilidad de la piel en el área succionada; no se preocupe ­ ésta se recupera. No es raro que se sienta deprimido los días o semanas posteriores a la cirugía. Trate de recordar que esto es normal y que desaparecerá al empezar a verse y a sentirse mejor.

Operación para reducir el abdómen

     A los hombres se les desarrolla en la cintura un “michelín” muy llamativo compuesto por piel y grasa. Si usted tiene este problema y quiere solucionarlo hay un tipo de operación para ello, pero es aconsejable perder antes algo de peso.

     La operación consiste en quitar la piel y grasa que sobran por debajo del ombligo en forma de óvalo. Después se refuerza la pared muscular y se cose la piel ajustada y muy tirante. La herida va abajo, en el pliegue del abdomen junto al pubis. El ombligo queda naturalmente en su sitio.

     No suelen producirse molestias. Se darán algunas molestias al despertarse: deberá llevar vendaje un poco apretado durante 4 ó 5 días, que le impide respirar libremente; sensación de tirantez, de tener el estómago lleno; estará en la cama con las piernas dobladas…

   

Cortesía de www.sabervivir.es

escrito por Administrador


Deja tu comentario

Content Protected Using Blog Protector Plugin By: Make Money.

Videos, Slideshows and Podcasts by Cincopa Wordpress Plugin