Nov 26

Por Vicente  Marí 

  

ninos-en-colegio     Esta semana ponemos fín al monográfico dedicado durante todos los jueves del mes de noviembre al Fracaso Escolar. En las dos primeras semanas analizamos el problema y ofrecimos una serie de conclusiones, algunas de ellas muy reveladoras. Asimismo, la pasada semana señalamos la importancia del entorno familiar en un alumno –y por extensión, en un hijo- y de que sus padres le dediquen tiempo para estar con él. Es muy importante que los  padres tengan la misma visión educativa  y no haya divisiones.

     Hay una relación directa entre los niños a los que los padres no prestan atención y los que sufren el fracaso escolar: Los que no gozan de la atención de sus padres están mucho más expuestos a ser malos estudiantes, a ser desorganizados, rebeldes, etc. En ese artículo que ya publicamos la pasada semana hablamos de un proceso de cinco pasos con los cuales mejoraríamos la situación.

            Primero: Establecer vínculos que favorezcan la comunicación entre padres e hijos.

            Segundo: Dedicarles tiempo, compartir con ellos, apoyarles en sus aficiones.

            Tercero: Hablar con el tutor, establecer una estrategia y mantener un contacto frecuente para seguir la evolución del estudiante.

            Cuarto: Generar el hábito de estudio, crear un espacio y un horario para el estudio.

            Quinto: Tener un seguimiento diario, o como mucho semanal, de la evolución del estudiante.

     Una vez que ya hemos tratado el tema familiar, es necesario tratar el otro lado de esta ecuación, es decir, el entorno escolar, que puede provocar fracaso escolar a distintos niveles, pero podemos dividirlo en dos areas claramente diferenciadas: Social y Escolar.

     El área social está directamente relacionada con el nivel de integración por parte del alumno en el grupo de compañeros. La dependencia o independencia que un estudiante tenga con respecto del grupo va a ser muy determinante, sobre todo si se plantea el hecho de la influencia. Dicho de otro modo, las compañías que se genere el alumno, los amigos, el acoso escolar, la madurez del individuo, todo ello es significativo porque puede generar estados que pueden propiciar la aparición de fracaso escolar. Todos queremos ser aceptados socialmente, y cuando eso, por cualquier motivo no se dá, puede generar ciertas pautas de comportamiento que podrían generar Fracaso escolar, aunque este no sea visible en ese momento. Tengamos presente que son dos momentos muy diferenciados cuando se genera el fracaso escolar, y otro, cuando éste se manifiesta. Es como cuando te das un golpe y de repente, al cabo de un día, aparece el morado. La integración social del alumno en clase es vital para evitar generar fracaso escolar. Detrás de un fracaso académico puede haber una introversión social significativa, tanto en calidad con en cantidad de relaciones. En este caso, el área social quedaría influida por el fracaso escolar, pero al mismo tiempo, la dinámica de grupo puede estar marginando a la persona, en cuanto que el grupo social también puede estar marcando varios objetivos que no responden a las expectativas de las propias personas. Si creemos que nuestro hijo puede estar sufriendo las consecuencias de una mala adaptación social, ya sea por el entorno escolar o no, habrá que consultar con profesionales cualificados, bien del centro escolar o bien acudiendo a un profesional privado. Es importante estudiar cada caso, porque cada uno muestra datos que pueden estar centrados en un campo o en varios campos, y todos tienen relación entre sí.

     En cuanto al entorno escolar, como hemos dicho antes, también puede favorecer el fracaso escolar, ¿cómo? La escuela está planteando unos niveles de exigencia oficiales, a todos los alumnos por igual. Los que superan los niveles, bien. Los que no, se consideran fracasados. Otra causa importante es la inestabilidad vigente, lo que se denomina el Síndrome de la Provisionalidad, que va cambiando los criterios, los sistemas y las políticas educativas, lo que no ayuda a instaurar un sistema que sirva de faro u orientación. Otro punto importante es la filosofía de la educación que tengan los profesores, de cómo entiendan ellos la educación. Otro factor importante sería el conocimiento del alumno que tienen en sus aulas, de sus características, de su capacidad intelectual, de su ritmo de aprendizaje, de sus niveles de adaptación al medio Escolar, es decir, el conocimiento o desconocimiento del alumno al que están educando. Es muy natural que no todos los alumnos tengan el mismo ritmo de aprendizaje unos que otros, lo que provoca divisiones y hasta cierto punto, marginación en algunos estudiantes. Los profesores advierten que el temario es largo y el tiempo muy limitado, lo que obliga a mantener un ritmo que no todos los estudiantes del aula pueden seguir.

     Otro factor importante para desencadenar el fracaso lectivo es lo que se conoce como el criterio de exigencia, no por niveles de adaptación, no por niveles de maduración, sino por edades. Exigencias y agrupaciones por criterios de edad, no por niveles de maduración. Puede haber chicos de una misma edad cronológica (de nacimiento), pero con diferentes edades mentales, y diferentes edades de maduración, y por lo tanto, con distintos ritmos de aprendizaje. Eso es lo que lleva en sí las agrupaciones por criterio de edad, no por nivel de maduración.

     La rigidez educativa es otro punto muy importante. Hay algunos maestros que solo son maestros para unos cuantos alumnos. A veces, un mismo profesorado tiene déficit a nivel de metodología para poder trabajar a distintos niveles dentro de una misma aula. Una clase no es homogénea, ya que puede estar moviendo diversos subgrupos, por maduración, por comportamiento, por técnica de trabajo, por capacidad, por ritmo, y esto exige que el educador sea muy flexible, lo quel es otro dato importante a tener en cuenta.

     Otro aspecto a tener en cuenta dentro de la dinámica escolar y que está relacionado con lo que ya hablamos la pasada semana sería iniciar una comunicación bastante grande entre padres y profesorado, especialistas, Apas, y por contra, lo que hay es una falta de servicios de apoyo, aulas, material, falta de especialistas, etc. De esta manera se analizaría de forma personalizada cada caso, lo que seguramente desbordaría la enseñanza, sobre todo a nivel primario.

     Otro tema importante es el de la incoherencia educativa. A veces, se supone que se aprende por acción espontánea, y eso es un error. Se supone que los profesores deben enseñar a aprender, aunque como se ha dicho antes, debido al programa a seguir, esto no se da. Los alumnos van a clase, se enfrentan con un montón de tareas, tienen la metodología adecuada sólo para hacer las tareas, pero no tienen la metodología adecuada para entender y aprender, ya que eso significa automatizar un proceso, y eso lleva tiempo. En un momento dado es normal que los alumnos den más importancia a los deberes que a una buena comprensión teórica del tema. Están dando más importancia a una memorización, cuando a lo mejor no han hecho una comprensión o un subrayado del tema, lo que supone una metodología importante de trabajo. Los mismos profesores lo hacen, lo confiesen o no, así que, ¿cómo no van a hacerlo los alumnos?

     Una vez que hemos analizado todos los frentes, durante este próximo mes de diciembre desgranaremos otros temas directamente relacionados con el fracaso escolar, por lo que, los padres que estén interesados en este tema, que sigan atentos a los temas que vamos a presentar el próximo mes.

     Puedes acceder al siguiente artículo pinchando AQUI.

 

escrito por Administrador


Deja tu comentario

Content Protected Using Blog Protector Plugin By: Make Money.

Videos, Slideshows and Podcasts by Cincopa Wordpress Plugin