Oct 19

Por David Prats

  

Menopausia     Ayer domingo, dia 18 de octubre se celebraba el Día Mundial de la Menopausia. Como imagino que para muchos este día les habrá pasado desapercibido, hemos elaborado un pequeño informe sobre este fenómeno para aquellos/as que en algún momento, tengan que lidiar con él.

     Entendemos como menopausia el período en que termina la fase reproductiva de la mujer. La menopausia empieza al terminar la menstruación. Con el tiempo, los ovarios pierden gradualmente la habilidad de producir estrógeno y progesterona, las hormonas que regulan el ciclo menstrual. Esto suele ocurrir cuando una mujer alcanza aproximadamente los 51 – 52 años, aunque puede llegar a partir de los cuarenta. La edad y los síntomas de menopausia también tienen una influencia genética fuerte. Normalmente, cuando una mujer empezó la menstruación temprano, es más probable que experimente la menopausa antes.

     Hay que destacar tres etapas: perimenopausia, menopausia y postmenopausia. La perimenopausia es el período de cambios graduales que llevan a la menopausia. Algunas mujeres pueden experimentar la perimenopausia a los 35 años. La perimenopausia puede tardar unos meses o incluso años. Durante este proceso, se reduce la velocidad de producción de estrógeno y los niveles del mismo fluctúan. Esto causa los síntomas similares que los de la pubertad, pero más intensos. La Posttmenopausia es el período que se establece después de la menopausia.

     Los síntomas de la menopausia son diversos y difieren dependiendo de cada mujer y es normal que comentandolo con las amigas, haya pocos síntomas en común. La duración y severidad de los síntomas también varían dependiendo de cada persona. Los síntomas más comunes son la ansiedad, la dificultad para concentrarse, irritabilidad, memoria frágil, los cambios de humor y en algunos casos, depresión.

     Otro síntoma muy común son los calores, que pueden comenzar incluso 4 años antes de que finalice la menstruación, aunque continúan generalmente uno o dos años después de la menopausia. Estos calores consisten en ondas repentinas de calor del cuerpo, generalmente en cara o pecho que pueden ir acompañados de palpitaciones o transpiración. Durante la menopausia también puede experimentarse una etapa de insomnio o sueños interrumpidos, que también pueden ser dificultad para dormir. Asimismo, la menopausia puede llegar a producir fatiga durante el día.

     La sequedad vaginal y la pérdida de elasticidad en los tejidos son otros dos síntomas comunes debido a la disminución de los niveles de estrógeno. La sequedad puede provocar irritación y dolor durante las relaciones sexuales, por lo que es muy probable que se pierda el deseo sexual. La incontinencia urinaria también es otro síntoma.

      La Asociación Española para el Estudio de la Menopausia ha elaborado un decálogo con consejos para mantener la calidad de vida en perimenopausia y postmenopausia.

1. Mantener una dieta equilibrada rica en cálcio, evitando la ingesta masiva de grasas y azúcares.    

     Durante la menopausia existe una mayor tendencia a engordar, provocada por las alteraciones hormonales que se producen en este periodo repercuten en el metabolismo. Tener buenos hábitos alimenticios es vital, y si no se tienen, se han de adquirir a partir de este momento. Hay que tener especial atención durante los primeros cinco años, ya que si bien existe más facilidad para coger peso en esta etapa, con una dieta adecuada y la práctica periódica de ejercicio se puede controlar.

     Con respecto al calcio se recomienda la ingesta de al menos 1000-1500 mg/día para cubrir los requerimientos básicos. En aquellos casos en los que la dieta no garantice este aporte se debe recurrir a la suplementación.

2. Realizar ejercicio físico de forma moderada.

     Se recomienda comenzar haciendo ejercicio tres veces por semana durante unos 20 ó 30 minutos. El ejercicio debe estar adaptado a las condiciones de cada practicante. A medida que se consiga mejorar la forma física, se puede ír aumentando el esfuerzo durante las sesiones así como el tiempo de práctica.  

3. Tomar el sol al menos 15 minutos al día

     Tomar el sol 15 minutos al día, con una protección adecuada, es importante para conseguir una adecuada síntesis de vitamina D. Además en pacientes mayores de 65 años se recomiendan también suplementos de vitamina D, ya que los déficit subclínicos son frecuentes, de tal forma que se garantice una ingesta diaria de 800 U. En el mercado existen preparados combinados de calcio y vitamina D.

4. Evitar hábitos tóxicos.

     El tabaco constituye un factor de riesgo cardiovascular. lLs mujeres fumadoras tienen más riesgo de desarrollar osteoporosis que las no fumadoras.

5. Evaluar el posible riesgo cardiovascular y tratar de eliminar los factores de riesgo.

     Es muy importante controlar los factores de riesgo cardiovascular (dislipemia, hipertensión, diabetes, hábito tabáquico, obesidad…). Se insiste por tanto en la importancia de tener una alimentación equilibrada, realizar ejercicio de manera habitual y hacer revisiones frecuentes.

6. Evaluar el posible riesgo de cáncer de mama y estimular el diagnóstico precoz mediante las campañas de mamografía.

     A partir de los 50 años se debe realizar una mamografía cada 2 años. En mujeres de alto riesgo este programa puede iniciarse antes, desde los 40 e incluso 35 años, con una periodicidad mayor.

7. Evaluar el posible riesgo de osteoporosis y en pacientes de alto riesgo, medir la densidad mineral del hueso.

     Llevar una vida saludable (dieta completa con aporte de calcio y vitamina D, y realización habitual de ejercicio) previene le desarrollo de osteoporosis. Se aconseja la realización de densitometría ósea cuando existen factores osteoponiezantes (menopausia precoz, tratamiento prolongado con corticoides, etc…).

8. Vivir con vitalidad y optimismo.

     Es muy importante afrontar esta etapa con ilusión y serenidad, ya que puede ser una etapa maravillosa para la mujer.

9. Mantener una actividad sexual satisfactoria.

     La sexualidad femenina depende de muchos factores, no sólo de las hormonas. Esto significa que se puede disfrutar de una vida sexual plena en esta etapa.

     En resumen, cuidar nuestro cuerpo –y nuestra mente- para conseguir calidad de vida, que nos otorgará bienestar durante la menopausia.

 

escrito por Administrador


Deja tu comentario

Content Protected Using Blog Protector Plugin By: Make Money.

Videos, Slideshows and Podcasts by Cincopa Wordpress Plugin