Ago 03

Por Toni Torres

 

sexo     El sexo es vida. Es salud, bienestar, equilibrio entre cuerpo y mente. Por eso debemos cuidar esa parte de nuestra vida con el cuidado que se merece. El sexo influye poderosamente sobre otros planos de la vida personal y amorosa. Por eso, hemos traído a esta sección un tema que es especialmente delicado: la falta de deseo sexual.

     La disminución del deseo sexual en la pareja es una de las situaciones que generalmente va instalándose en forma silenciosa, discontinua y que se constituye en un problema explícito y hablado, consultado, o pasa a ser aceptado como uno de los precios normales del a convivencia. Durante el año no faltan ocasiones en las que el estrés se apodera de nosotros. Pasamos por situaciones complicadas en el trabajo y cuando llegamos a casa estamos demasiado cansados. Queremos estar con nuestra pareja, pero apenas hay fuerzas y tiempo para algo diferente a lo habitual.

     Cuando estamos bajo estrés, somos más irritables y tendemos a ser más negativos. Por lo general, nos fijamos más en los errores y defectos de quien nos rodea. Esto afecta especialmente a nuestra pareja que, además de soportar nuestra irritación, soporta cómo interpretamos mal lo que nos dice o hace. Incluso puede llegar a parecernos que todo lo que hace está mal.

     En vacaciones todo es diferente. La tensión y el estrés desaparecen. Tenemos tiempo para estar con nuestra pareja, para conversar, divertirnos y disfrutar el uno del otro. Rompemos la rutina y no estamos sujetos a horarios, estamos relajados y con deseos de estar juntos. Las circunstancias son favorables y las ocasiones para un encuentro sexual se multiplican.

     Tener tiempo libre para descansar y disfrutar de actividades sociales es fundamental para unas buenas vacaciones. Hay que aprender a relajarse y disfrutar del tiempo de ocio. Así lograremos también una vida sexual más enriquecida, ya que la diversión y la relajación que nos proporcionan las vacaciones favorece al deseo sexual.

    

Hormonas, un factor que influye

     Son muchas las hormonas que intervienen en la realización del acto sexual. La testosterona, hormona masculina por excelencia, estimula el deseo sexual, alcanzando sus niveles máximos al final del verano. Esta hormona responde a los estímulos de la luz, lo que explica, entre otras razones, el aumento que se produce del deseo sexual en el periodo estival.

     Serotonina y endorfina son hormonas que producen sensación de placer. Pueden aumentar por diversos estímulos como la alimentación, el ejercicio físico y la luz. Al ser estimuladas también por la luz, guardan relación con los ciclos estacionales, aumentando en primavera y verano, también guardan una relación inversamente proporcional con la depresión y con la falta de estímulo sexual.

     Las ferhormonas son hormonas que produce nuestro cuerpo y que afectan a nuestro comportamiento sexual. Son las responsables de la atracción que surge con el sexo opuesto. Hay investigaciones que demuestran que personas con secreción de ferhormonas más altas tienen un mayor atractivo sexual y las relaciones son más intensas y placenteras.

     A estas hormonas, al igual que las anteriores, les afecta positivamente el sol y el buen tiempo, por lo que podríamos afirmar que en los meses estivales el deseo sexual es mayor.

   

Otros factores que influyen

     No es un solo factor el que interviene en el aumento del deseo sexual en verano, sino un conjunto de factores entre los que destacamos, además de los hormonales, los siguientes:

- El atractivo físico. Durante el verano el atractivo físico de las personas es mayor. La piel está bronceada y el tipo de ropa generalmente es más favorecedora. Son prendas de vestir más ligeras e insinuantes, con colores muy intensos y estampados alegres y llamativos.

- El descanso, la relajación y el buen tiempo hacen que las personas se sientan alegres y de buen humor. Por lo general, son más sociables y divertidas, lo que invita a relacionarse con los demás y a disfrutar más de cada momento.

- Las salidas nocturnas son mucho más frecuentes que en el resto del año. El clima acompaña y hay muchas terrazas de verano donde puedes pasar un buen rato conversando con tu pareja y creando, de esta forma, un buen ambiente para un encuentro amoroso.

- Es en esta época también donde existen mayores estímulos visuales, principalmente en las playas y piscinas donde la escasez de ropa aviva el deseo sexual.

     Hay que permitirse ser creativo, animarse a hablar francamente con su pareja para saber lo que a ambos les gusta y lo que no, lo que el otro necesita y cómo, es indispensable para lograr una plena relación sexual con la cual ambos queden satisfecho.

  

     10 razones para practicar sexo habitualmente 

     Más allá del placer y compenetración que puedes lograr con tu pareja al tener relaciones, el sexo te puede traer múltiples beneficios no sólo emocionalmente sino que físicamente. ¡No sobreestimes su poder!

     Son muchas las creencias y mitos que existen en torno a las bondades del tener una buena calidad de sexo en nuestras vidas. Sabemos que es parte importante de una relación de pareja y que, sin duda, el sexo mejora la salud, produce placer emocional y por su puesto físico.

1.- Vivir más y mejor

     Se ha dicho que la clave para vivir más y mejor es tener una alimentación equilibrada, actividad física y control del estrés, pero además, hoy en día la medicina agrega a estos factores el sexo. Previene el infarto, combate la tristeza, evita la celulitis, mejora el sistema defensivo del cuerpo y además te ayuda a rejuvenecer. ¿Qué más se le puede pedir?

2. – ¡Adelgaza!

     Si el gimnasio no es para ti y además odias todo lo que implique una actividad física monótona, no hay mejor solución que el sexo para adelgazar y mantenerte en forma. En promedio una relación sexual de moderada intensidad y tiempo puede quemar hasta 150 calorías, ahorrándote esos 20 minutos de fastidioso ejercicio.

3.- Cero depresiones

     A más sexo menos riesgo de sufrir algún tipo de depresión en la vida. Tener sexo te hace sentir deseada, aumenta tu autoestima y por supuesto aleja las tristezas.

4.- Refuerza el sistema inmunológico

     Se ha comprobado que el sexo modifica la química del organismo y tiene como principal beneficiario el sistema inmunológico ya que a partir de la descarga hormonal se aumenta la producción de células que combaten a los virus y bacterias y, además, fortalece la detección y proliferación desenfrenada de las células que caracterizan al cáncer.

5.- Estimula el deseo

     Al recibir las caricias propias del acto sexual se incentivan los sentimientos de afecto y las necesidad de proteger a otras personas. Las caricias, los susurros y el goce sexual son un elemento básico para despertar las sensaciones corporales y las ganas de vivir al extremo.

6.- Memoria de elefante

     Aunque no lo creas el buen sexo puede aumentar significativamente la memoria de una persona, ya que al momento de tener un orgasmo se produce una leve pérdida de la conciencia de unos 20 a 104 segundos, tiempo valioso que el cerebro utiliza para descansar y recargar su memoria.

7.- ¿Estrés?

     No hay mejor forma de combatir el estrés, el agotamiento muscular o anular los dolores de cabeza que con una buena sesión se sexo. Las hormonas que se liberan durante el acto sexual son capaces de relajar todo lo que este contraído, desconectarte del mundo, olvidar las presiones del trabajo y escapar un momento de la realidad.

8.- Brillo e hidratación

     Si pensabas que el sexo no ayuda en la estética, estás muy equivocado/a. Las hormonas sexuales ayudan al organismo a segregar más agua y aceite lo que ayuda a hidratar y proteger la piel. Además, obtendrás un pelo y un cabello mucho más luminoso y con brillo.

9.- Músculos firmes

     ¿Te has fijado que luego de una intensa actividad sexual, tus piernas tiritan y al otro día sientes como si hubieras subido un cerro? Eso se debe a que durante la actividad sexual, sin que lo notemos, ponemos en funcionamiento la gran mayoría de los músculos de nuestro cuerpo.

10.- Abre paso a la creatividad

     Mientras más y mejores posiciones logres más actividad le estarás proporcionando mayor alas a tu imaginación y al placer. Si mantienes una rutina habitual de sexo verás como tu vida se hará más divertida sin mayor esfuerzo.

     ¿A que esperas para disfrutar de una buena sesión?

escrito por Administrador


One Response to “La falta de deseo sexual”

  1. 1. yolanda ha comentado:

    La falta de deseo y los problemas de excitación suelen ser los motivos más frecuentes de la falta de satisfacción sexual, casi siempre originados por razones psicológicas. http://goo.gl/bz9Hf

Deja tu comentario

Content Protected Using Blog Protector Plugin By: Make Money.

Videos, Slideshows and Podcasts by Cincopa Wordpress Plugin