May 28

Por Xavi Pons.

 

familia     La poca implicación y en ocasiones la nula participación de los padres ha sido puesta en evidencia por los directores y profesores de centros educativos, que han dado la voz de alarma en cuanto a los altos índices de fracaso escolar, señalando que esa poca dedicación a los hijos podría ser una de las principales causas de fracaso escolar. Esa es una de las conclusiones que se han extraído de un informe del Consell Económic i Social sobre la Eficacia del Sistema Educativo en Balears. Este informe presentado el 7 de abril, incluye un aparto de encuestas realizadas a familias, profesores, directores y alumnos de institutos de las islas, en el que, entre otros datos sale a relucir que un 47% de los padres no acuden a las entrevistas cuando algún docente lo solicita, dejando en evidencia que todavía muchos padres consideran que los profesores son los encargados de la educación de los niños. Los docentes, por su parte, consideran que su tarea es formar a los alumnos, pero que la educación corresponde a los padres.

     Asimismo, muchos docentes hacen hincapié en lo que denominan la pasividad e inoperancia de muchos padres en relación al control y educación de los hijos, sin fijar límites e incluso permitiéndoles conductas inapropiadas que deberían ser corregidas, dejando esa tarea para los profesores, pero que luego, son los primeros en atacar al docente en cuanto este limita al alumno o lo castiga, lo cual refleja la contradicción y la doble moral de estos..

     La relación entre familias y centro refleja índices muy bajos. En ningún caso, ya sea actividad extraescolar, trabajo con el profesor o algo equivalente, se supera el 20% de colaboración “frecuente” por parte de los padres. El Consell Escolar es el órgano peor valorado, ya que no llega al 8 %. Según indican los profesores, todas las familias están preocupadas por las notas de sus hijos, pero destaca que un 17% de las padres no muestra preocupación por su comportamiento y que un 23% no se interese por cómo ayudarle con el aprendizaje.
     Cuando son los jóvenes quienes contestan se ve que la implicación en su educación siempre es mayor por parte de las madres. Es más: en la mitad de los hogares son ellas solas quienes se ocupan de seguir la trayectoria de su hijo mientras los padres sólo se responsabilizan de velar por sus estudios en un 1,3% de los casos.

     Esto también se pone de relieve en la relación de los padres con el centro. Sólo un 27% de los chicos respondió que su padre va a las reuniones del colegio “casi siempre o con frecuencia”, en el caso de las madres, el porcentaje sube al 69%. La comunicación entre progenitores e hijos también varía: un 58% de los chavales indicó que no habla con frecuencia con su padre mientras que con ellas esa cifra baja al 32%. Además, mientra que seis de cada diez madres confían en que su hijo irá la Universidad, en el caso de los hombres son cuatro de cada diez.

     El presidente del Consell Económic i Social, Llorenç Huguet, remarcó que, tal y como recoge el Dictamen, “la familia es un factor muy importante en la educación, sino el que más”. Asimismo, recoge como consideración final el hecho de que para elevar unos indicadores que están a la cola de lo que marcó el Consejo Europeo de Lisboa es urgente un pacto por la educación para orientar los esfuerzos en la mejora del actual sistema educativo con el objetivo de conseguir en el menor tiempo posible los objetivos fijados en Lisboa.

     Sin embargo, hay que aclarar que estos indicadores son tan bajos en gran parte por la ola de alumnado inmigrante que ha asumido la comunidad.

escrito por Administrador


Deja tu comentario

Content Protected Using Blog Protector Plugin By: Make Money.

Videos, Slideshows and Podcasts by Cincopa Wordpress Plugin